< Spanische Sprichwörter >

Con un mucho y dos poquitos se hacen los hombres ricos.

Con un pozo y un malvar, boticario de un lugar.

Con una buena media y un buen zapato, hace la madrileña pecar a un santo.

Con una mentira suele irse muy lejos, pero sin esperanzas de volver.

Con una misa y un marrano hay para todo el año.

Con vil dinero, tendrás vela y candelero; sin dinero vil, ni candil.

Con vino añejo y pan tierno se pasa el invierno.

Con zapato muy justo, nadie anda a gusto.

Condición es de mujer despreciar lo que le dieres y morir por lo que le niegues.

Conejo que bien corre, no lo asan.

Conejo, perdiz o pato, venga al plato.

Conejos y liebres vendo, porque los prendo.

Confesar a monjas, espulgar a perros y predicar a niños, tiempo perdido.

Confesión con vergüenza, cerca está de la inocencia.

Confesión hecha, penitencia espera.

Confesor que visitas hijas, desde aquí te marco por padre de familias.

Confianza sin tasa, empobrecerá tu casa.

Confianza, en Dios y en que sea gruesa la tabla.

Confiesa el delito el que huye del juicio.

Confiesa y restituye, que la vida se te huye.

Conforme es el árbol así es el fruto.

Conforme es el carnaval, es el cuaresmal.

Conforme ven el traje, tratan al paje.

Confunde el necio el valor con el precio.

Conócete a ti mismo.

Conocido el daño, el huirlo es sano.

Conocidos muchos; amigos, casi ninguno.

Conseguir una mujer bella es fácil, lo difícil es conservarla.

Consejo de padre guárdelo el hijo con siete llaves.

Consejo de quien bien te quiere, escríbelo aunque no lo apruebes.

Consejo es de sabios, perdonar injurias y olvidar agravios.

Consejo femenil, o muy bueno, o muy vil.

Consejo no pedido, consejo mal oído.

Consejo sin remedio es cuerpo sin alma.

Consejos sin ejemplo, letras sin aval.

Consejos vendo que para mí no tengo.

Consejos vendo y para mí no tengo.

Consejos vendo, y para mi no tengo.

Contestación sin pregunta, algo barrunta.

Contigo duerme y contigo come quien te los pone.

Contigo pan y cebolla.

Contigo va tu enemigo.

Contigo, pan y cebolla.

Continua gotera horada la piedra.

Contra el flato, bicarbonato.

Contra el vicio de pedir está la virtud de no dar.

Contra el vicio de pedir, la virtud de no dar.

Contra fortuna, no vale arte alguna.

Contra fuerza no vale razón.

Contra la fuerza no existe derecho.

Contra la gota, ni gota.

Contra la muerte no hay cosa fuerte.

Contra más grande la cabeza, más grande la jaqueca.

Contra peón hecho dama, no para pieza en tabla.

Contra pereza, diligencia.

Contra un padre no hay razón.

Copas son triunfos.

Corazón apasionado no quiere ser aconsejado.

Corazón cobarde no conquista damas ni ciudades.

Corazón contento es un gran talento.

Corre la vaquilla mientras dura la soguilla.

Corta despacio, que hay poco paño.

Corta es la mentira y se deja coger enseguida.

Corte, puta y puerto, hacen al hombre experto.

Cortesía de boca, gana mucho a poca costa.

Cortesía de boca, gana mucho y poco costa.

Cortesía de boca, mucho vale y poco costa.

Cortesía es bien hablar: cuesta poco y mucho vale.

Cortesía y bien hablar, cien puertas nos abrirán.

Cosa cumplida, sólo en la otra vida.

Cosa fea, ni se haga ni se aprenda.

Cosa guardada no está olvidada.

Cosa hallada no es hurtada.

Cosa hecha aprisa, cosa de risa.

Cosa hecha deprisa, cosa de risa.

Cosa mala nunca muere.

Cosa mala, nunca muere.

Cosa prometida es medio debida, y debida enteramente si quien promete miente.

Cosa que mal no puede hacer, no puede hacer bien.

Cosa rara, cosa cara.

Cosechas de ajos y melones, cosechas de ilusiones.

Coser y cantar, todo es empezar.

Coser y hacer albardas, todo es dar puntadas.

Costal vacío mal se tiene y costal lleno mal se dobla.

Costumbres de mal maestro sacan hijos siniestros.

Costumbres de mal maestro, sacan hijo siniestro.

Costumbres hacen leyes, que no los reyes.

Costumbres y dineros hacen hijos caballeros.

Costurera mala, la hebra de a vara.

Crece el huevo bien batido, como la mujer con el buen marido.

Crecerá el membrillo y cambiará el pelillo.

Cree el fraile que todos son de su aire.

Cree el ladrón que todos son de su condición.

Cree lo que vieres y no lo que oyeres.

Creed lo que vieres y no lo que oyeres.

Creer a pie juntillas.

Cría buena fama y échate a reír, Cría mala y échate a huir.

Cría cuervos y te sacarán los ojos.

Cría cuervos, y te sacarán los ojos.

Cría fama y échate a dormir.

Criada trabajadora hace perezosa a la señora.

Criado murmurador, es cuchillo del señor.

Criado y caballo, un año.

Criticar es más fácil que imitar.

Cuado escribas alguna carta, léela despacio antes de enviarla.

Cual das, cual vas.

Cual el dueño, tal el perro.

Cual el padre, tal el hijo.

Cual el perro, tal el dueño.

Cual el rey, tal la grey.

Cual es el don, tal es el señor.

Cual es el hombre, tal su fortuna y nombre.

Cual es el padre, así los hijos salen.

Cual es la campanada, tal es la badajada.

Cual la campanada tal la badajada.

Cual la madre, tal la hija y la manta que la cobija.

Cual la pregunta, tal la respuesta.

Cual la vida, tal la muerte.

Cual más, cual menos, todos hedemos.

Cual pregunta harás, tal respuesta habrás.

Cualquier hombre, hasta el más serio, antes cornudo que en el Cementerio.

Cualquier tiempo pasado fue mejor.

Cualquiera se equivoca.

Cuando a las seis veas anochecer, otoño es.

Cuando abril se marcha lloviendo, mayo viene riendo.

Cuando abril truena, noticia buena.

Cuando Adán cavaba y Eva bailaba, la hidalguía, ¿dónde estaba?

Cuando al burro le ponen don, ya no le pega albarda.

Cuando al palomo veas en el agua, coge las botas y el paraguas.

Cuando al soldado le hablan de usted, o lo han jodido o lo quieren joder.

Cuando apuntas con el dedo, recuerda que tres dedos te señalan a ti.

Cuando bebas agua, recuerda la fuente.

Cuando cae la Pascua en marzo, se huelga el diablo.

Cuando canta el cuco, una hora llueve y otra hace enjuto.

Cuando canta la curuja, ni manta ni mantuda.

Cuando comía todo, mi mujer lo escondía; y ahora que no puedo comer, todo me lo deja ver.

Cuando comienzan las uvas a madurar, comienzan las mozas a bailar.

Cuando comieres pan caliente, no bebas de la fuente.

Cuando como, no conozco; cuando acabo de comer, empiezo a conocer.

Cuando corre la fortuna, las aguas son truchas.

Cuando de san Galo llega la hora, la vaca en el establo mora.

Cuando de visita te pierdo, si te vi ya no me acuerdo.

Cuando de vista te pierdo si te vi ya no me acuerdo.

Cuándo del pie, cuándo de la oreja, a mi marido nunca le falta queja.

Cuando diciembre se va tiritando, año bueno viene anunciando.

Cuando Dios amanece, para todos lo hace.

Cuando Dios borra, escribir quiere.

Cuando Dios da la harina, el diablo se lleva la quilma.

Cuando Dios dio púas al erizo, bien supo lo que hizo.

Cuando Dios no quiere, los santos no pueden.

Cuando Dios quiere, con todos los aires llueve.

Cuando Dios quiere, con todos los vientos llueve.

Cuando Dios quiere, estando raso llueve.

Cuando Dios quiere, sin nubes llueve.

Cuando dos pelean, hay siempre un tercero que es el que se lleva el gato al agua.

Cuando dos se pelean, hay siempre un tercero que es el que sale beneficiado.

Cuando el año viene de leche, hasta los machos echan un chorro.

Cuando el abad lame el cuchillo, malo para el monaguillo.

Cuando el aire es favorable, aprovecharle.

Cuando el búho canta, o llueve o escampa.

Cuando el búho en diciembre canta, lluvia o templanza.

Cuando el carro se haya roto muchos os dirán por donde no se debía pasar.

Cuando el corazón rebosa, la boca habla.

Cuando el corsario promete misas y cera, con mal anda la galera.

Cuando el dedo señala la luna, el tonto se fija en el dedo.

Cuando el diablo nada tiene que hacer, con el rabo mata moscas.

Cuando el diablo no tiene que hacer, coge la escoba y se pone a barrer.

Cuando el diablo no tiene que hacer, con el rabo espanta moscas.

Cuando el diablo reza, cerca viene el fin.

Cuando el diablo reza, engañar quiere.

Cuando el dinero habla, todos callan.

Cuando el doliente va a las boticas, una persona pobre y dos ricas.

Cuando el español canta, las penas espanta.

Cuando el español canta, o está enfadado o poco le falta.

Cuando el gallo canta y después bebe, pronto truena o llueve.

Cuando el gato está ausente, los ratones se divierten.

Cuando el gato no está en casa, los ratones hacen fiesta.

Cuando el gato no está, los ratones hacen fiesta.

Cuando el gato no está, los razones bailan.

Cuando el gavilán vuela alto, es porque busca gallinas.

Cuando el grajo vuela bajo hace un frío del carajo.

Cuando el grillo canta, no hace falta la manta.

Cuando el guardián juega a los naipes, ¿ Qué harán los frailes ?.

Cuando el hierro está encendido, entonces ha de ser batido.

Cuando el hombre se mea las botas, no es bueno para las mozas.

Cuando el invierno es lluvioso, el verano es abundoso.

Cuando el invierno primaverea, la primavera invernea.

Cuando el jefe manda bien, huelgan las preguntas.

Cuando el malo es remalo, de nada sirve el palo.

Cuando el necio es acordado, el mercado ya ha pasado.

Cuando el niño dienta, la muerte tienta.

Cuando el pájaro la pica, es cuando la fruta está rica.

Cuando el pelo enrasa y el raso empela, con mal anda la seda.

Cuando el río no hace ruido, o no lleva agua o va muy crecido.

Cuando el río suena, agua llega.

Cuando el río suena, agua lleva.

Cuando el sabio yerra, el necio se alegra.

Cuando el sol mucho calienta, barrunta tormenta.

Cuando el sol se pone cubierto, o lluvia o viento.

Cuando el sol se pone rojo es que tiene agua en el ojo.

Cuando el tabernero vende la bota, o sabe a la pez o esta rota.

Cuando el toro desconoce el tintineo del cencerro de su rebaño se pierde.

Cuando el ventero está en la puerta, el diablo está en la venta.

Cuando el verano es invierno, y el invierno verano, nunca es buen año.

Cuando el viejo no puede beber, la fosa le pueden hacer.

Cuando el vil enriquece, no conoce hermano ni pariente.

Cuando el villano es rico, no tiene pariente ni amigo.

Cuando el villano está en el mulo, no conoce a Dios ni al mundo.

Cuando el villano está en el mulo, no conoce a Dios y al mundo.

Cuando el vino entra, echa el secreto afuera.

Cuando empezaste a vivir, empezaste a morir.

Cuando en abril truena, noticia buena.

Cuando en casa engorda la moza, y al cuerpo el bazo, y al rey la bolsa, mal anda la cosa.

Cuando en diciembre veas nevar, ensancha el granero y el pajar.

Cuando en el camino hay barro, untar el carro.

Cuando en el cielo oscuro hay ventanas, de llover no hay ganas.

Cuando en invierno vieres tronar, vende los bueyes y échalo en pan.

Cuando en marzo hay nieblas, mayo nieva o hiela.

Cuando en marzo truena, cosecha la almendra.

Cuando en mayo hay lodo, no se pierde todo.

Cuando es demasiada la cera, quema la iglesia.

Cuando escribas una carta, léela despacio antes de enviarla.

Cuando estamos buenos, damos consejos a los enfermos.

Cuando estuvieres con él, vientre con vientre, no le digas todo lo que sientes.

Cuando florece el melocotón, el día y la noche de un tenor son.

Cuando fueres a concejo, acuerda en lo tuyo y deja lo ajeno.

Cuando fueres a la venta, la ventera sea tu parienta.

Cuando fueres por el camino no digas mal de tu enemigo.

Cuando fueres yunque, sufre como yunque, cuando fueres mazo, pega.

Cuando fui nuera, nunca tuve buena suegra, y cuando fui suegra nunca tuve nuera.

Cuando guían los ciegos, ¡ay de los que van tras ellos!.

Cuando guían los ciegos, ay de los que van tras ellos.

Cuando hablan los mayores, los niños callan.

Cuando hablan los mayores, los niños deben callarse.

Cuando hablan los mayores, los niños se callan y aprenden.

Cuando hablan los mayores, los niños se están callados.

Cuando hablan los mayores, se callan los pequeños.

Cuando hablen los mayores, cállate la boca.

Cuando hables cuida que como y de quien, cuando y con quien.

Cuando hables, procura que tus palabras sean mejores que el silencio.

Cuando hago la escobada, no entra nadie en mi morada.

Cuando has visto que los caballos se junten con las mulas.

Cuando hay frutas en la huerta, hay amigos en la puerta.

Cuando hay hambre, no hay pan duro.

Cuando hay lealtad y franqueza, las cartas sobre la mesa.

Cuando hay poco grano en el granero, mala cosa para el gallinero.

Cuando haya nacido mayo, todo lo deja espigado.

Cuando huir es menester, con honra se puede hacer.

Cuando Joven, de Ilusiones; cuando Viejo, de Recuerdos.

Cuando junio llega, busca la hoz y limpia la era.

Cuando junio llega, prepara la hoz y limpia la era.

Cuando la alegría a la sala llega, el pesar esta subiendo las escaleras.

Cuando la barba de tu vecino veas pelar, pon la tuya a remojar.

Cuando la borrica quiere correr, ni el borrico la puede detener.

Cuando la Candelaria plora, el invierno fora. Cuando ni plora ni hace viento, el invierno es dentro. Y cuando ríe, quiere venire.

Cuando la Candelaria plora, el invierno fora. Y si no plora, ni dentro ni fora.

Cuando la cólera sale de madre, no la retiene lengua de padre.

Cuando la cólera sale de madre, no tiene la lengua padre.

Cuando la culebra canta, señal de agua.

Cuando la fiebre declina, tiempo propicio de dar quina.

Cuando la fortuna a tus puertas está, ábreselas de par en par.

Cuando la fuerza manda, la ley calla.

Cuando la gallina se mete a gallo, enseguida remediallo.

Cuando la hija le llega a la madre a la cintura, ya no tiene hija segura.

Cuando la lengua se sale de madre, ¡adiós padre!.

Cuando la limosna es grande, hasta el santo desconfía.

Cuando la mala ventura duerme, nadie la despierta.

Cuando la milana pía, agua para tres días.

Cuando la mula dice no paso y la mujer dice me caso, es más fácil que la mula pase a que la mujer no se case.

Cuando la mula ríe, el asno llora.

Cuando la paja se mete en el pajar, las mocitas ya pueden trasnochar.

Cuando la perra es brava hasta a los de casa muerde.

Cuando la piedra ha salido de la mano, pertenece al diablo.

Cuando la pobreza entra en casa por la puerta, el amor sale por la ventana.

Cuando la pobreza entra por la puerta, el amor sale por la ventana.

Cuando la puta hila y el rufián devana y el escribano pregunta cuantos son del mes, mal andan los tres.

Cuando la rana críe pelo, serán los cojos buenos.

Cuando la sartén chilla, algo hay en la villa.

Cuando la suerte es cochina, cualquier perro nos orina.

Cuando la zorra no alcanza las uvas, dice que están verdes.

Cuando la zorra predica no están seguros los pollos.

Cuando la zorra predica, no están seguros los pollos.

Cuando las barbas de tu vecino veas pelar, echa las tuyas a remojar.

Cuando las barbas de tu vecino veas pelar, pon la tuya a remojar.

Cuando las barbas de tu vecino veas pelar, pon las tuyas a remojar.

Cuando las barbas de tu vecino vieres pelar, echa las tuyas a remojar.

Cuando las cosas se tuercen, yo no hay quien las enderece.

Cuando las grullas vas pasar, coge el capazo y vete a arar.

Cuando las ranas críen pelos y los sapos orejas.

Cuando llega junio, la hoz en el puño.

Cuando llega la mecha, ya no aprovecha.

Cuando llueve de cierzo, llueve de cierto.

Cuando llueve de tramontana, llueve con gana.

Cuando llueve el día de Santa Viviana, tres meses y una semana.

Cuando llueve en agosto, llueve miel y llueve mosto.

Cuando llueve en agosto, llueve miel y mosto.

Cuando llueve en agosto, no llueve agua sino mosto.

Cuando llueve en San Canuto, tres meses justos.

Cuando llueve no todos nos mojamos.

Cuando llueve y graniza la abuela hace longaniza.

Cuando llueve y hace sol, coge caracol.

Cuando llueve y hace sol, sale el arco del señor.

Cuando llueve y hace viento, cierra la puerta y estate dentro.

Cuando los ciegos guían, ¡ay de los que van detrás!.

Cuando los elefantes luchan, la hierba es la que sufre.

Cuando los labios callan, los ojos hablan.

Cuando los santos hablan, licencia de Dios tienen.

Cuando marzo marcea, la vieja en el "jogarín" se mea.

Cuando marzo mayea, mayo marcea.

Cuando marzo va a mediar, debe la primavera empezar.

Cuando marzo va a mediar, el invierno ha de acabar.

Cuando marzo vuelve el rabo, ni deja carnero encerrado, ni pastor enzamarrado.

Cuando mayo va a mediar, debe el invierno acabar.

Cuando me dan todo lo que quiero, tengo el genio de un cordero.

Cuando me dan todo lo que quiero, tengo un genio como un cordero.

Cuando me despierte me llamas.

Cuando menguare la luna, no siembres cosa alguna.

Cuando menos lo piensa el guapo, le sale la jaca jaco.

Cuando menos piensa el galgo, salta la liebre.

Cuando menos se espera, la muerte llega.

Cuando menos se piensa salta la liebre.

Cuando menos se piensa, salta la liebre.

Cuando mi madre esta en misa, yo bailo en camisa.

Cuando murió: ¡qué bueno era!.

Cuando nace un niño trae un bollo de pan debajo del brazo.

Cuando no aprovecha la fuerza, sirva la maña y la cautela.

Cuando no está preso lo andan buscando.

Cuando no hay calor en el nido, lo busca fuera el marido.

Cuando no hay jamón ni lomo, de todo como.

Cuando no hay lomo, de todo como.

Cuando no hay pan ni harina, todo ase vuelven mojinas.

Cuando no llueve en febrero, ni trigo ni centeno.

Cuando no llueve en febrero, no hay buen prado ni buen centeno.

Cuando no lo dan los santos, no lo dan los cantos.

Cuando no puede uno vestirse de piel de león, vístase la de la vulpeja.

Cuando no se tiene cabeza hay que tener pies.

Cuando no seas preguntado, estate callado.

Cuando nos aman, señoras nos llaman; cuando nos tienen ya no nos quieren.

Cuando nos aman, señoras nos llaman; cuando nos tienen, ya no nos quieren.

Cuando noviembre acaba, el viento empieza.

Cuando otro sufre, es madera que sufre.

Cuando pasa la ocasión, ásela por el mechón.

Cuando pasan rábanos, cómpralos.

Cuando pase la ocasión, ásela por el mechón.

Cuando pases por la tierra de los tuertos, cierra un ojo.

Cuando pelean los ladrones, descúbrense los hurtos.

Cuando pienses meter el diente en seguro, toparás en duro.

Cuando pitos, flautas; cuando flautas pitos.

Cuando querrá Dios que un real se vuelva dos.

Cuando regañan los ladrones, se descubren los rincones.

Cuando salta la liebre, no hay galgo cojo.

Cuando se cae el burro, se le dan los palos.

Cuando se emborracha un pobre, ¡que borrachón!; pero si se emborracha un rico, ¡que graciosón!.

Cuando se encapota el sol en jueves, antes del domingo llueve.

Cuando se enciende el pajar viejo, más arde que el nuevo.

Cuando se entera el cornudo, ya lo sabe todo el mundo.

Cuando se está hundiendo el barco salen todas las ratas.

Cuando se mueve el alcalde, no se mueve en balde.

Cuando se pelean dos, se alegra un tercero.

Cuando sea monja te regalaré un higo, dijo un amigo a otro amigo.

Cuando seas padre comerás huevos, mientras seas hijo como cuernos.

Cuando seas padre, comerás huevo.

Cuando siembres siembra trigo que chícharos hacen ruido.

Cuando suena el tiro, ya la bala ha salido.

Cuando te convida el tabernero, te convida con tu dinero.

Cuando te den la vaquilla, acude con la soguilla.

Cuando te den, da.

Cuando te dieren el anillo, pon el dedillo.

Cuando te dieren la vaquilla, corre con la soguilla.

Cuando te inunde una enorme alegría, no prometas nada a nadie. Cuando te domine un gran enojo, no contestes ninguna carta.

Cuando te vayas a casar, manda a los amigos a otro lugar.

Cuando te vi venir dije: "A por la burra viene".

Cuando tengas un convidado, añade algo a lo constumbrado.

Cuando todo se hierve, te pueden dar gato por liebre.

Cuando toma cuerpo el diablo se disfraza de abogado.

Cuando truena en abril, el labrador es feliz.

Cuando tu casa vayas a obrar, en marzo has de empezar.

Cuando tu ibas ayer, yo venía ya de moler.

Cuando un ciego conduce a otro ciego, los dos van a parar al hoyo.

Cuando un perro se ahoga, todos le dan de beber.

Cuando una desgracia amaga, otras vienen a la zaga.

Cuando una puerta se cierra, cien se abren.

Cuando una puerta se cierra, otra se abre.

Cuando uno destaja, no baraja.

Cuando uno hace una falta no puede esperar que le alaben.

Cuando uno no quiere, dos ni riñen.

Cuando uno no quiere, dos no barajan.

Cuando uno no quiere, dos no discuten.

Cuando uno no quiere, dos no pelean.

Cuando uno no quiere, dos no pueden.

Cuando uno no quiere, dos no se casan.

Cuando uno se acostumbra, lo demás viene solo.

Cuando uno va para viejo, es más fácil pillar una liebre que un conejo.

Cuando vayas convidado, no comas más de lo acostumbrado.

Cuando veas las barbas de tu vecino pelar, pon las tuyas a remojar.

Cuando veas una alpargata rota, no estará muy lejos la otra.

Cuando viejo el perro es, la zorra se mea en él.

Cuando viene el bien, mételo en tu casa.

Cuando viene la golondrina, el verano está encima.

Cuando vienen las desgracias, vienen en tropel.

Cuando vienen mal dadas, todas cierran filas.

Cuando vivas entre zorros, zorrea tu un poco.

Cuando vivía: ¡que ya se muera!

Cuando vuela bajo, tiempo frío anuncia el grajo.

Cuando ya el año caduca, le escuece el pavo la nuca.

Cuando yo era moza, meaba por un punto; ahora que soy vieja lo meo todo junto.

Cuando yunque, sufre; cuando mazo, tunde.

Cuándo, más cuándo, llevará cerezas el cardo!

Cuantas veces resulta de un engaño, contra el engañador el mayor daño.

Cuanto en tu casa me metí, mejor callar lo que vi.

Cuanto más alto se sube más dura será la caída.

Cuanto más bruto, más fruto.

Cuanto más cerca estamos sentados, más regañamos.

Cuanto más escarba la gallina, más tierra se echa encima.

Cuanto más grande la cabeza, más fuerte la jaqueca.

Cuanto más pequeño es el bosque, más grande parece la liebre.

Cuanto más poseo, más deseo.

Cuanto más primo, más me arrimo.

Cuanto más se conoce a los hombres, más se admira a los perros.

Cuanto más se duerme más se quiere.

Cuanto más se remueve la basura, más apesta.

Cuanto más se tiene, más se quiere.

Cuanto más solo, más poderoso.

Cuanto más sucia es la criada, más gorda está el ama.

Cuanto más tienes, más quieres.

Cuanto más viejo, más fuerte.

Cuanto mayor es la subida, tanto mayor la descendida.

Cuanto mayor es ventura, es menos segura.

Cuanto menos bulto, más claridad.

Cuanto se deja de dormir, tanto se acrecienta en vivir.

Cuánto y cuánto chiquillo, para cazar un grillo!

Cuánto y cuánto chiquillo, para cazar un grillo.

Cuantos empuñan la espada, a espada perecerán. [Mateo 26,52]

Cuantos más cocineros, más rala sale la sopa.

Cuarenta es la vejez de la juventud y cincuenta es la juventud de la vejez

Cuarenta sabores tiene el cerdo, y todos buenos.

Cuarentón y solterón que suerte tienes ladrón.

Cuarentón y solterón.,¡ que suerte tienes cabrón!

Cuatro cosas hay que en darlas está su valer: el dinero, el placer, el saber y el coño de la mujer.

Cuatro cosas hay que nunca vuelven más: una bala disparada, una palabra hablada, un tiempo pasado y una ocasión desaprovechada.

Cuatro ojos ven más que dos.

Cuatro pies en la cama y no está padre.

Cuchillo malo corta en el dedo y no en el palo.

Cuchillo malo, corta en el dedo y no en el palo.

Cuchillo malo, más corta en el dedo que en el palo.

Cuenta el milagro pero no diga el santo.

Cuenta errada, no vale nada.

Cuenta por bienes los males que no tienes.

Cuenta treinta y tres antes de decir, y noventa y nueve antes de escribir.

Cuenta tu pena a quien sabe de ella.

Cuenta tus faltas y deja las ajenas.

Cuentas claras honran caras.

Cuentas de pobre, raro es que se logren.

Cuentas viejas líos y quejas.

Cuento y camelo, mucho hay y poco vemos.

Cuerda triplicada, difícil de romper.

Cuerpo descansado, dinero vale.

Cuerpo harto, a Dios alaba.

Cuerpo triste, entra por donde saliste.

Cuervos vienen, carne huelen.

Cuesta la torta un pan.

Cuesta más el ajo que el pollo.

Cuesta más la salsa que los caracoles.

Cuida bien lo que haces, no te fíes de rapaces.

Cuidado con las andas, que el santo es de barro.

Cuidado que hay golondrinas en los alambres.

Cuidados ajenos matan al asno.

Cuidados ajenos matan al hombre bueno.

Cuídate de los lobos con piel de cordero.

Cuídate y te cuidaré.

Culillo de mal asiento, no acaba cosa ninguna y emprende ciento.

Culillo de mal asiento, no se está quieto un momento.

Culo veo, culo quiero.

Culos conocidos, a cien años son amigos.

Culpa no tiene el que hace lo que debe.

Culpa no tiene el que hace lo que puede.

Cultiva centeno, mientras brilla el sol.

Cumple con tu deber, aunque tengas que perder, si dichoso quieres ser.

Cumplidos entre soldados son excusados.

Cura de aldea mucho canta y poco medra.

Cura flaco y marido barrigón, ninguno cumple su función.

Da algo si tienes, mucho si puedes.

Da de comer a un hombre y te obedecerá.

Da Dios almendras al que no tiene muelas.

Da Dios bragas al que no tiene nalgas.

Da Dios el frío conforme al vestido.

Da el sartenazo quien tiene la sartén por el mango.

Da la mano al tonto y te cogerá hasta el hombro.

Da limosna, oye misa, y lo demás te lo tomas a risa.

Da lo suyo al dueño y gozarás de buen sueño.

Da tus cuentas justas, porque la última, asusta.

Da una sola campanada, pero que sea sonada.

Da voces al lobo y te responderá el eco.

Da y ten y habrás bien.

Dañada una pera, dañadas sus compañeras.

Daños, engaños y desengaños, frutos son de los años.

Daca el gallo, toma el gallo, quedan las plumas en la mano.

Daca y toma, como la bula de Roma.

Dad al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios. [Mateo 22,21]

Dad al diablo el amigo que deja la paja y se lleva el trigo.

Dad y se os dará. [Lucas 6,38]

Dádiva de lo mal ganado no la recibe Dios con agrado.

Dádivas quebrantan peñas.

Dádivas y buenas razones, ablandan piedras y corazones.

Dale al diablo lo que es suyo: lujuria, envidia y orgullo.

Dale de comer rosas al burro y te responderá con un rebuzno.

Dale el dedo y te tomará la mano.

Dale el pie y se tomará la mano.

Dale las gracias al que te hace justicia porque no te hace injusticia.

Dale un huevo al codicioso, y te pedirla gallina.

Dale un pez a un hombre y comerá un día; enseñalo a pescar y comerá siempre.

Dama tocada, dama jugada.

Dame aficionado al juego y yo te lo daré borracho y mujeriego.

Dame dineros y no consejos.

Dame donde me siente, que yo haré donde me acueste.

Dame en qué elegir y me darás qué sufrir.

Dame gordura y te daré hermosura.

Dame pan y llámame perro.

Dame pan y llámame tonto.

Dame pan, y dime tonto.

Dame pega sin mancha y te daré moza sin tacha.

Dame rojura y te daré hermosura.

Dame, Dios, marido rico, aunque sea un borrico.

Dámela morena y graciosa, y no blanca y sosa.

Dan limosna muertos los que vivos no la dieron.

Dando tiempo al tiempo el mozo llega a viejo.

Dando y dando, la gotera va horadando.

Dando y más dando, la gotera abre agujero en la piedra.

Dar a Dios lo que es de Dios, y al César lo que es del César.

Dar a guardar las ovejas al lobo.

Dar a la bota un beso, no es grave exceso; darlo a una mujer lo suele ser.

Dar aguja, sacar reja.

Dar con buen melón y buena mujer, acierto es.

Dar con la horma de su zapato.

Dar el consejo y el vencejo.

Dar es la mejor forma de recibir.

Dar gusto da gusto.

Dar limosna con tambor, no agradece Nuestro Señor.

Dar limosna no empobrece y para el cielo enriquece.

Dar limosna nunca mengua la bolsa.

Dar limosna nunca merma bolsa.

Dar lo que se tiene, a ninguno le conviene; tomar de lo de otros, a mi y a todos.

Dar palos de ciego.

Dar patadas de burro.

Dar poco y querer mucho.

Dar una de cal y otra de arena.

Dar una en el clavo y ciento en la herradura es mala certadura.

Darle castañas al castañero, tiene salero.

Date prisa despacio y llegarás a palacio.

Date prisa, pero despacio.

Date prisa, pero no corras.

Date tono Mariquita, que un aguador te solicita.

De abedul la albarca y pasarás la charca.

De abril y de la mujer, todo lo malo hay que temer.

De águila no nace paloma.

De algo murió mi abuela.

De amigo a amigo, chinilla en el ojo y el culo en remojo.

De amigo reconciliado y de fraile colorado, guárdate con cuidado.

De aquellas chanzas vienen estas danzas.

De aquellos polvos vienen estos lodos.

De árbol enfermizo no esperes fruto rollizo.

De barbero a barbero no pasa dinero.

De barriga gigante, pedo retumbante.

De bien nacidos es ser agradecido.

De bromas pesadas, veras lamentadas.

De buen caldo, buenas sopas.

De buen chaparrón, buen remojón.

De buena casa, buena brasa.

De buena madre buen hijo, y de buena pipa buen vino.

De buena mano, buen dado.

De buena vid planta la viña, y de buena madre, la hija.

De buenas intenciones está empedrado el infierno.

De caballo overo, ni la crin ni el cuero.

De cada diez hombres favorecidos, cinco contentos y cuatro desagradecidos.

De casa alacrán, sal fuera!... y que pique donde quiera.

De casa del abad, comer y llevar.

De casa en que amanece tarde, Dios nos guarde.

De casa que amanece a mediodía, guárdenos Dios y Santa María.

De casas y de potros que lo hagan otros De casta le viene al galgo, tener el rabo largo.

De casta la viene al galgo el ser rabilargo.

De casta le viene al galgo.

De cenas y magdalenas están las sepulturas llenas.

De chicas causas, grandes efectos.

De chicos es el temer y de grandes el atrever.

De cintura para arriba somos todos buenos.

De comienzo chico viene granado hecho.

De cualquier maya sale un ratón.

De cualquier nube sale un chubasco.

De cuero ajeno, correas largas.

De desagradecidos está el infierno lleno.

De desagradecidos está el mundo lleno.

De descansar, nadie murió jamás.

De deseos nunca vi saco lleno.

De día no veo y de noche me espulgo.

De diestro a diestro, el más presto.

De dinero no se habla, se tiene o no se tiene.

De dinero y amistad la mitad de la mitad.

De dinero y de bondad quita siempre la mitad.

De donde nada hay no se puede sacar.

De donde no hay no se puede sacar.

De donde no hay pan hasta los perros se van.

De donde viene la descomunión, allí viene la absolución.

De donde vino el asno vendrá la albarda.

De dos bienes, el mayor; de dos males, el menor.

De dos males el menor.

De duelo se cubre, quien no sembró en octubre.

De enero a enero buenas tazas de caldo en el puchero.

De enero a enero el dinero es del banquero.

De ese infierno no salen chispas.

De eso, será lo que tase un sastre.

De esperanza vive el hombre.

De esperanzas vive el hombre, pero muere de desilusiones.

De esta agua no beberé.

De ésta me saque Dios, que en otra no me meteré yo.

De esta vida sacarás lo que disfrutes nada más.

De esto que nada me cuesta, llenemos la cesta.

De fuera vendrá quien de casa me echará.

De fuera vendrá quien de casa nos echará.

De fuera vendrá quien de casa te echará.

De gran subida, gran caída.

De grandes cenas están las sepulturas llenas.

De gustos no hay nada escrito.

De hacienda un doblón y mil de presunción.

De hambre a nadie vi morir, de mucho comer, cien mil.

De hambre pocos vi morir, de mucho comer cien mil.

De hombres es errar y de bestias porfiar.

De hombres es errar, de bestias ser herrado.

De hombres es errar, y de burros rebuznar.

De hombres leales, están llenos los hospitales.

De ilusión también se vive.

De ingratos está el mundo lleno.

De inteligentes y de sabios es perdonar injurias y olvidar agravios.

De invierno, la levadura; de verano, la mujer aguda.

De la "mar" el salmón y de la tierra el jamón.

De la abundancia del corazón habla la boca.

De la abundancia del corazón habla la lengua.

De la calle vendrá quien de tu casa te echará.

De la cuchara a la boca, puede caerse la sopa.

De la cuchara a la boca, se cae la sopa.

De la esperanza vive el cautivo.

De la mala mujer no te guíes y de la buena no te fíes.

De la mano a la boca se enfría la sopa.

De la mano a la boca se pierde la sopa.

De la mar, el mero, y de la tierra, el carnero.

De la mar, el salmón; de la tierra, el jamón.

De la mujer y el dinero no te burles compañero.

De la noche en la espesura, hasta la nieve es oscura.

De la ocasión nace la tentación.

De la panza sale la danza.

De la perdiz, lo que mira al suelo; del conejo, lo que mira al cielo.

De la risa al llanto no hay más que un paso.

De la unión sale la fuerza.

De la vaca flaca, la lengua y la pata.

De las aguas mansas me libre Dios, que de las bravas me guardo yo.

De las aves que alzan el rabo la peor es el jarro.

De las palabras, no el sonido, sino el sentido.

De las pequeñas bellotas salen grandes robles.

De las uvas sale el vino, y del vino el desatino.

De lejanas regiones, mentiras a montones.

De lejos viene el agua al molino.

De lenguas tierras, lenguas mentiras.

De lo bueno poco.

De lo que eres señor, eres mantenedor.

De lo que harto abunda nadie gusta.

De lo que no veas, la mitad sólo creas.

De lo que se come se cría.

De lo sublime a lo ridículo no hay más que un paso.

De los 50 para arriba, no te mojes ni la barriga De los amigos me guarde Dios, que de los enemigos me guardo yo.

De los amigos me guarde Dios, que de los enemigos me guardaré yo.

De los arroyos chicos se hacen grandes ríos.

De los arroyos chicos se hacen los grandes ríos.

De los burros, la destreza, no radica en la cabeza.

De los cuarenta para arriba no te mojes la barriga.

De los enemigos, los menos.

De los errores se aprende.

De los escarmentados nacen los avisados artesos.

De los escarmentados nacen los avisados.

De los hijos, el que muere, el más querido.

De los hombres se hacen los obispos.

De los míos déjame decir, más no me hagas oír.

De los muchos actos se hace costumbre.

De los muchos actos se hace hábito.

De los olores, el pan; de los sabores, la sal.

De los placeres sin pecar el más barato es el cagar.

De los Santos a Navidad es invierno de verdad.

De los Santos a Navidad, es invierno de verdad.

De los santos frioleros, san Sebastián el primero; detente varón que el primero es san Antón.

De los sueños no creas malos ni buenos.

De los tuyos hablarás, pero no oirás.

De los vientos de junio, los de san Antonio o ninguno.

De luengas tierras, luengas mentiras.

De lunes a martes, poco de apartes.

De lunes a martes, poco se llevan las artes.

De Madrid al cielo y un agujerito para verlo.

De manjares y de buenas cenas están las sepulturas llenas.

De marzo a la mitad, la golondrina viene y el tordo se va.

De marzo al revés, cuida la res.

De médico experimentador me libre Dios.

De médico, poeta y loco, todos tenemos un poco.

De menos nos hizo Dios.

De mi maíz ni un grano.

De mitad de noviembre en adelante, el invierno es constante.

De mozo rezongador, nunca buena labor.

De mujer que es madre, nadie nunca mal hable.

De muy alto grandes caídas se dan.

De nada no se hace nada.

De nadie esperes lo que por ti mismo hacer pudieres.

De Navidad a San Juan, seis meses van.

De necios es huir del consejo.

De ninguno has de decir lo que de ti no quieras decir.

De no callar la dicha, nace la envidia.

De noche madrugan los arrieros.

De noche todos los gatos son pardos.

De noche todos los gatos son prietos.

De octubre a primeros, repón los aperos.

De octubre en primero, repón tu apero.

De oveja negra, borrego blanco.

De padre carpintero, hijo zoquete.

De padre cojo, hijo rengo.

De padre santo, hijo diablo.

De padres asientos, hijos taburetes.

De padres bocois hijos cubetas.

De padres cantores, hijos jilgueros.

De padres muy cuerdos, hijos muy lerdos.

De padres puercos, hijos marranos.

De pastores, pastoradas y si te embobas alguna pedrada.

De pequeña centella gran hoguera.

De perdidos, al agua.

De perdidos, al río.

De pico, todos somos ricos.

De pies a cabeza.

De poetas y de locos todos tenemos un poco.

De poetas, tontos y locos, todos tenemos un poco.

De pronto, nadie es tonto; después quizá lo es.

De puerta cerrada el diablo se torna.

De raza le viene al galgo ser rabilargo.

De refranes y cantares, tiene el pueblo mil millares.

De reír vine a llorar, y de llorar a reír.

De rico a soberbio no hay un palmo entero.

De ruin paño nunca bien sayo.

De sabio es mudar de parecer.

De sabios es hablar poco y bien.

De sabios es variar de opinión.

De san Juan a san Pedro algún día hará bueno.

De santo que come y bebe, no fieis, mujeres.

De ser tuyas a ser mías, ¿cuántas más me comería?

De ser tuyas a ser mías, ¿cuántas te comerías.

De sol de tarde, Dios te guarde.

De soltera, fina y curiosa, de casada, gorda y asquerosa.

De su talento ninguna hay descontento.

De tal amo, tal criado.

De tal árbol, tal madera; de tal parra, tal racimo.

De tal colmena tal enjambre.

De tal flor, tal olor.

De tal padre, tal hijo.

De tal palo, tal astilla.

De tal siervo, tal criado.

De tal subida más alta es la caída más lastimiosa.

De tejas para abajo, todo el mundo vive de su trabajo.

De todo hay en la viña del Señor.

De todo hay en la viña del Señor: uvas, pámpanos y agraz.

De todo tiene la viña: uvas, pámpanos y agraz.

De todos es la huerta que no tiene cerca ni puerta.

De todos los santos a adviento, mucha lluvia y poco viento.

De todos olvidado, muerto y no enterrado.

De Tosantos a Navidad es invierno de verdad.

De tu mujer y de tu amigo experto no creas sino lo que supieras cierto.

De tus hijos sólo esperes lo que con tu padre hicieres.

De tuyas a mías, ¿cuántas te comerías?

De un castigo, cien escarmentados.

De un hombre necio, a veces buen consejo.

De un hombrecillo iracundo se ríe todo el mundo.

De un mismo árbol, un madero dorado y otro quemado.

De un solo empujón no se derriba un paredón.

De una bellota chica se hace una encina.

De una espina, nace una rosa De una mentira ciento se derivan.

De una mentira nacen ciento.

De ventero a ladrón, no Hay más que un escalón.

De viña bien estiercolada a vendimia redoblada.

De viejo se sigue aprendiendo.

De Virgen a Virgen, el calor aprieta firme. [16 de julio: Virgen del Carmen; 15 de agosto: Virgen de la Asunción]

Debajo de la manta, tanto vale la negra como la blanca.

Debajo de la mata florida, está la culebra escondida.

Debajo de mi manto, al rey mato.

Debajo del mando, otras cosas esconde el santo.

Deberás fondear pensando que has de levar.

Decir pares, y salir nones, les ocurre a los mamones.

Decir refranes, es decir verdades.

Decir y hacer no comen en una mesa.

Decir, suele ser señal de no hacer, como ladrar, lo es de no morder.

Dedo encogido no rebaña plato.

Dedo encogido, no rebaña el plato.

Deja la cama al ser de día y vivirás con alegría.

Dejad que los muertos entierren a sus muertos. [Mateo 8,21]

Dejad que los niños se acerquen a mí, pues de ellos es el reino de los cielos. [Marcos, 10,14]

Dejar lo cierto por lo dudoso es peligroso.

Dejas la fuente por el arroyo, pensarás traer agua y traerás lodo.

Déjate de medios días, habiendo días enteros.

Del agua derramada, ni la mitad aprovechada.

Del agua fría el gato escaldado huye.

Del agua mansa líbreme Dios que de la brava me libro yo.

Del agua mansa me libre Dios (que de la brava me guardaré yo).

Del agua mansa me libre Dios, que de la brava me guardo yo.

Del agua mansa te guarda, que la recia pronto pasa.

Del airado al loco va muy poco.

Del amigo y del traidor, guárdeme Dios.

Del amor al odio hay solo un paso.

Del amor al odio hay un paso.

Del árbol caído todo el mundo hace leña.

Del árbol caído todos hacen leña.

Del bien al mal no hay un canto de real.

Del bien al mal, no hay ni el canto de un real.

Del bien al mal, no hay un canto de real.

Del buen trato nace el ingrato.

Del bueno no fiar y al malo echar.

Del bueno se abusa y al malo se le atusa.

Del cerdo me gustan hasta los andares.

Del cerdo, hasta el rabo.

Del cuerdo al loco va muy poco.

Del cura, lo que diga; del médico, lo que haga; y del boticario ni lo que diga ni lo que haga.

Del decir al hacer hay mucho / del decir al hacer hay diez leguas de mal camino.

Del diablo te librarás; pero de tu suegra, no podrás.

Del dicho al hecho es un gran trecho.

Del dicho al hecho hay (un) gran trecho.

Del dicho al hecho hay largo trecho.

Del dicho al hecho hay mucho trecho.

Del dicho al hecho hay un gran trecho.

Del dinero no se habla, se tiene.

Del dinero no se habla, simplemente se tiene.

Del enemigo el consejo.

Del escuchar procede la sabiduría, y del hablar el arrepentimiento.

Del fuego te guardarás, y del mal hombre no podrás.

Del garbanzo te sé contar, que por abril ni ha de estar nacido ni por sembrar.

Del gaznate para abajo, todo sopas de ajo.

Del hecho nace el derecho.

Del hombre bruto, no sale ningún fruto.

Del hombre es cumplir.

Del jefe y del mulo cuanto más lejos más seguro.

Del juez necio, sentencia breve.

Del lobo un pelo, y ese de la frente.

Del lobo un pelo.

Del lunes la luna es buena.

Del mal que hombre teme, de ése muere.

Del mal, el menos.

Del mar, el mero, y de la tierra el carnero.

Del médico y del enterrador, cuanto más lejos mejor.

Del mes que entra con Abad y sale con Fraile, Dios nos guarde.

Del mirar nace el amar, y del no ver, olvidar.

Del mirar nace el amor y del no ver, el olvidar.

Del Niño en adelante, frío y hambre.

Del ocio nace el feo negocio.

Del plato a la boca se enfría la sopa.

Del plato a la boca se puede caer la sopa.

Del prudente es ceder.

Del que mucho cela a su mujer, guardate como de Lucifer.

Del que tiene dineros suenan bien hasta los pedos.

Del santo me espanto, del pillo, no tanto.

Del tiempo y de mujeres, lo que vieres.

Del toro por delante, del mulo por detrás, del carro por los lados y del falso amigo por los cuatro costados.

Del tronco caído todos hacen leña.

Del uno al quince lluvia copiosa, para todo peligrosa.

Del viejo el consejo.

Del viejo, el consejo, y del rico, el remedio.

Del viejo, el consejo.

Delante de su mayordomo ningún hombre es sabio.

Delante hago acato, y por detrás al rey mato.

Delfines que mucho saltan, viento traen y calma espantan.

Demos el pasado por pasado.

Demos tiempo al tiempo.

Demuestra tu agradecimiento con tu comportamiento.

Dentro de cien años todos calvos.

Dentro de cien años, todos calvos.

Deprisa viene el mal, pero cojeando se va.

Derramar vino, buen desatino; derramar sal, mala señal.

Desayuna con los pobres, pero almuerza y cena con los ricos.

Desconfía y acertarás.

Desde el 20 en adelante, el invierno ya es constante.

Desde el decir al obrar, hay muchos pasos que andar.

Desde la barrera bien torea cualquiera.

Desde Los Santos a San Andrés, buena sementera es.

Desde los tiempos de Adán, unos calientan el horno y otros se comen el pan.

Desde pequeñito se endereza el arbolito.

Desde que no nos vemos, no nos conocemos.

Desde que se hicieron las excusas nadie queda mal.

Desde San Antón, una hora más de sol.

Desde San Pedro a San Miguel todos los culos cagan bien.

Desdichas y caminos hacen amigos.

Desea lo mejor y espera lo peor.

Deseando bienes y aguantando males, pasan la vida los mortales.

Deseando bienes y aguantando males, pasan su vida los mortales.

Desgracia compartida, menos sentida.

Desgraciado en el juego, afortunado en amores.

Desnudo nací, desnudo me hallo, ni pierdo ni gano.

Despacio al pensar, y pronto al ejecutar.

Despacio piensa y obra aprisa.

Despacio piensa y obra deprisa.

Despacio que tengo prisa.

Despacio se va lejos.

Despacito y buena letra.

Después de beber, cada uno da su parecer.

Después de beber, cada uno dice su parecer.

Después de comer miel, nada sabe bien.

Después de Dios, la olla y todo lo demás es farfolla.

Después de estirar la pata, de nada sirve la plata.

Después de ido el pájaro, apretar la mano.

Después de la lluvia viene el buen tiempo.

Después de la tempestad viene la calma.

Después de la tormenta viene la calma.

Después de la vaca huida, cerrar la puerta.

Después de liebre ida, palos a la cama.

Después de mí el diluvio.

Después de mí, el diluvio.

Después de muerto, ni viña ni huerto.

Después de Todos los Santos, siembra trigo y coge cardos.

Después de visto, cualquiera es listo.

Después del burro muerto, la cebada puesta en el rabo.

Después del caballo hurtado, cerrar la caballeriza.

Después del relámpago viene el trueno.

Desvélate por saber y trabaja por tener.

Desvestir un santo para vestir otro.

Deteneos que hay arroz!.

Detrás de la risa viene el llanto.

Detrás de la soga va el caldero.

Detrás de las nubes, siempre brilla el sol.

Detrás de mí el diluvio.

Detrás de mí vendrá quien bueno me hará.

Detrás del trueno, viene la tempestad.

Deudas tienes y haces más, si no mientes, mentirás.

Deudas tienes y haces más? Si no mientes, mentirás.

Di a tu amigo tu secreto, y tenerte ha el pie en el pescuezo.

Día de agua, taberna o fragua.

Día de mucho, víspera de nada.

Día de placer, víspera de pesar.

Día de san Bernabé, dijo el sol: Aquí estaré.

Día de san Martín prueba tu vino.

Día que pasa de enero ajo que pierde el ajero.

Día que pasa de enero todo que pierde el ajero.

Día vendrá que tenga peras mi peral.

Día vivido, día perdido.

Días de diciembre, días de amargura, apenas amanece, ya es noche oscura.

Días de mucho, vísperas de nada.

Días se fueron y días vendrán, lo que unos trajeron otros se llevaran.

Días se fueron y días vendrán; lo que unos trajeron, los otros se llevarán.

Dice al doliente el sano: Dios te dé salud, hermano.

Dice el labrador a su trigo: en julio te espero amigo.

Dice San Ginés que el que tiene cara de bruto lo es.

Dicen los niños al solejar lo que oyen a sus padres en el hogar.

Dicen los niños en el solejar lo que oyen a sus padres en el hogar.

Dicen que es bonito el cura, tal sea su ventura.

Dicen que es malo llegar a viejo, pero peor es no llegar a eso.

Dicen que la venganza es amarga, pero nunca antes de probarla.

Dicen y decimos que más vale un hermano que diez primos.

Dicen y dirán que la pega no es gavilán.

Dices tu pena a quien no le apena, te quejas a madre ajena.

Dicha que tarda, con más gusto se aguarda.

Dicho sin hecho no trae provecho.

Dichoso Adán, que no tuvo suegra.

Dichoso el burro que en el camino le quitan la carga.

Dichoso el hijo que tiene a su padre en el infierno.

Dichoso mes que entra en Todos los Santos y sale en san Andrés.

Dicht am Ziel scheitern.

Diciembre caliente, trae el diablo en el vientre.

Diciembre decembrina, hiere como culebrina.

Diciembre es un viejo que arruga el pellejo.

Diciembre mojado y el año acabado.

Diciembre tiritando, buen enero y mejor año.

Diciendo, haciendo.

Difícil cosa es dejar lo acostumbrado.

Dígalo Muñoz, que miente más que dos.

Digo y redigo que la breva no es higo.

Dijo el asno a la mula: 'Tira allá, orejuda'.

Dijo el asno al mulo: ¡arre allá orejudo!

Dijo el asno al mulo: tira allá, orejudo.

Dijo el escarabajo a sus hijos: '¡venid acá, mis flores!'.

Dijo el trigo al sembrador: "Con un grano o con dos, al julio soy con vos".

Dijo la muerte al dinero: ¿para qué te quiero?

Dijo la muerte al dinero: 'Para nada te quiero'.

Dijo la sartén a la caldera, quítate allá, culinegra.

Dijo la sartén al cazo: ¡apártate, que me tiznas!

Dijo un gran doctor que si no hay celos, no hay amor.

Díjome mi madre que porfiase, pero que no apostase.

Dila que es hermosa y ella se volverá loca.

Diligencia hace casa; que no holganza.

Diligencia pare abundancia.

Dime con quién andas y te diré quién eres.

Dime cuanto tienes y te diré cuanto vales.

Dime de lo que presumes y te diré de lo que careces.

Dime de qué presumes y te diré de qué careces.

Dimes y diretes, entre grandes y pequeñetes.

Dinero ahorrado, dos veces ganado.

Dinero busca dinero.

Dinero de unos es señor y de otros siervo.

Dinero hace dinero.

Dinero llama a dinero.

Dinero llama al dinero.

Dinero llama dinero.

Dinero ninguno y mucha fachada; en total, nada.

Dinero no falte, y trampa adelante.

Dinero olvidado, ni agradecido ni pagado.

Dinero que el naipe ha traído, hoy venido, mañana ido.

< operone >