Spanische Weisheiten 1


A año tuerto, labrar un huerto.

A abril con sus chaparrones, sigue mayo con sus flores.

A agua pasada todo se ve más fácil.

A amante que no es osado, dale de lado.

A amo ruin, mozo malsín.

A amor mal correspondido, ausencia y olvido.

A amor y fortuna, resistencia ninguna.

A árbol caído, todo son piedras.

A ayer, lo conocí; pero a mañana nunca lo vi.

A barba moza, vergüenza poca.

A barbaridad, barbaridad y media.

A barbas honradas, honras colmadas.

A beber me atrevo, porque a nadie debo y de lo mío bebo.

A bestia loca, recuerdo modorro.

A bien dar o mal dar, por no pedir no ha de quedar.

A bien te salgan, hija, estos arremangos.

A bloque, la casa en roque.

A bobos y a locos, no los tengas en poco.

A bocado harón, vino por espolón.

A boda ni bautizada vayas sin ser llamada.

A bodas y a niño bautizado, no vayas sin ser llamado.

A borracho fino, primero agua y luego vino.

A borregos recién esquilados, no les mande Dios viento helado.

A borrico desconocido, no le toques la oreja.

A bragas enjutas no se pescan truchas.

A buen año y malo, molinero y hortelano.

A buen amo, buen criado.

A buen amo, mejor criado.

A buen andar o mal andar, comer y guardar.

A buen callar llaman Sancho.

A buen capellán, mejor sacristán.

A buen comedor, quitárselo de delante.

A buen din, buen don.

A buen entendedor con pocas palabras basta.

A buen entendedor, pocas palabras bastan.

A buen entendedor, pocas palabras.

A buen gato, buen rato.

A buen hambre no hay pan duro.

A buen juez, mejor testigo. [José Zorrilla: El Cristo de la Vega]

A buen señor, buena demanda.

A buen sueño no hay cama dura.

A buen unto, carro ligero.

A buen(a) hambre no hay pan duro.

A buena barbechera, mejor sementera.

A buena confesión, mala penitencia.

A buena fe y sin mal engaño, para mi quiero el provecho y para ti el daño.

A buena fe, un mal engaño.

A buena fiesta, mala nueva.

A buena hora pidió el rey gachas.

A buena suela, mala pieza.

A buenas ganas, huelgan las salsas.

A buenas horas mangas verdes.

A bueno darás y del malo te apartarás.

A buenos ocios malos negocios.

A buey viejo no le cates majada, que él se la cata.

A buey viejo no se le saca paso.

A buey viejo pasto tierno.

A buey viejo, cencerro nuevo.

A burlas, burlas agudas.

A burra nueva, cincha amarilla.

A burra vieja, albarda nueva.

A burro desconocido, no le toques la oreja.

A burro muerto la cebada al rabo.

A burro negro no le busques pelo blanco.

A burro regalado no se le mira el hocico.

A burro viejo, poco verde.

A caballero nuevo, caballo viejo.

A caballo ajeno, espuelas propias.

A caballo brioso toca: o frenarlo o se desboca.

A caballo corredor y hombre reñidor poco le dura el honor.

A caballo corredor, cabestro corto.

A caballo de alquiler: mucha carga y mal comer.

A caballo de presente, no se le repara el diente.

A caballo grande, grandes espuelas.

A caballo nuevo jinete viejo.

A caballo nuevo, caballero viejo.

A caballo que se empaca, darle estaca.

A caballo que vuela, ¿para qué la espuela?.

A caballo regalado no hay que mirarle el dentado.

A caballo regalado no hay que mirarle el diente.

A caballo regalado no hay que mirarle los dientes.

A caballo regalado no se le mira el diente.

A caballo viejo, poco verde.

A cabellos enredados, piojos por descontado.

A cabo de cien años todos (seremos) calvos.

A cada cañada le llega su añada.

A cada cabeza su seso.

A cada cajón, su aldabón.

A cada cerdo le llega su San Martín.

A cada cual le llega su turno.

A cada día bástale su maestría, y a cada momento, su pensamiento.

A cada ermita le llega su fiestecita.

A cada guaraguao le llega su pitirre.

A cada marrano le llega su Nochebuena. [México]

A cada pajarillo (le) agrada su nidillo.

A cada pajarillo le gusta su nidillo.

A cada pajarillo parécele bien su nido.

A cada paje, su ropaje.

A cada parte hay tres leguas de mal camino.

A cada paso, un gazapo.

A cada pez le llega su vez.

A cada puerco le llega su San Martín.

A cada puerco su San Martín.

A cada puerta su dueña.

A cada puerta, su dueña.

A cada renacuajo dio Dios su cuajo.

A cada santo le llega su día de fiesta.

A cada uno lo suyo.

A callarse ranas, que va a predicar el sapo.

A cama chica, echarse en medio.

A can que lame ceniza, no le debes confiar la harina.

A canas honradas, no hay puertas cerradas.

A canto de pájaro y a gracia de niño no invites a ningún amigo.

A canto de sirenas oídos de pescadores.

A capa vieja no dan oreja.

A capa vieja no le dan oreja.

A carne de lobo diente de perro.

A carne de lobo, diente de perro.

A carne de lobo, hambre de can.

A carne dura, diente de perro.

A carne mala, buena salsa.

A carnero castrado no le tientes el rabo.

A casa de tu hermana, una vez a la semana.

A casa de tu hermano no irás cada verano.

A casa de tu tía, más no cada día.

A casa de tu tía, pero no cada día.

A casa del amigo rico, irás siendo requerido, y a casa del necesitado, irás sin ser llamado.

A casa del cura, ni por lumbre vas segura.

A casa sinvergüenza, todo el mundo es suyo.

A casa vieja, portada nueva.

A catarro gallego, tajada de vino.

A cautela, cautela y media.

A cazuela chica, cucharadica.

A celada de bellacos, más vale por los pies que por las manos.

A cena de vino, desayuno de agua.

A chico pajarillo, chico nido.

A ciento de renta, mil de vanidad.

A clérigo hecho fraile, no le fíes tu comadre.

A comer, sé tu el primero; a pelear, el postrero.

A como come el mulo, caga el culo.

A conejo ido, palos a la madriguera.

A confesion de culpa, relevo de pruebas.

A confesión de parte, relevo de pruebas.

A consejo ido, consejo venido.

A consejo ruin, campana de madera.

A cordero extraño no agasajes en tu rebaño.

A cualquier dolencia, es remedio la paciencia.

A cualquier dolor, paciencia es lo mejor.

A cualquier duelo la paciencia es remedio.

A cualquiera le amarga un dulce!

A cualquiera que te hiera en la mejilla derecha, vuélvele también la otra. [Mateo, 5,39]

A cualquiera se le muere un tío.

A cuenta de los gitanos, roban muchos castellanos.

A cuenta del tío rico trabajaba Perico A dineros pagados, brazos quebrados.

A Dios de rodillas, al rey de pie, y al demonio en el canapé.

A Dios rogando y con el mazo dando.

A Dios y a su altar, lo mejor has de dar.

A Dios, llamaron tú.

A Dios, lo mejor.

A Dios, nada se le oculta.

A donde el corazón se inclina, el pie camina.

A donde entra mucho vino todos los vicios hacen camino.

A donde fueres, haz lo que vieres.

A dónde irá el buey que no are?

A donde las dan, allí las toman.

A donde se cree que hay chorizos, no hay clavos donde colgarlos.

A donde te duele, ahí te daré.

A donde te quieren mucho, no vayas a menudo.

A donde va la gente, va Vicente.

A dónde vas a ir que más valgas.

A donde vas bien A donde más se tiene.

A dónde vas, mal? -A donde hay más.

A dos días buenos, cientos de duelos.

A embestida de hombre fiero, pies, para que os quiero! A enemigo que huye, puente de plata.

A enemigo que huye, puente de plata.

A enero castañero y en febrero, correndero.

A enero le sigue febrero, los dos son marrulleros.

A enfermedad ignorada, pocas medicinas y a estudiarla.

A escote nada es caro.

A ese precio, no habría ya vara en la tienda.

A espalda vuelta, no hay respuesta.

A fácil perdón, frecuente ladrón.

A falta de caballos, troten los asnos.

A falta de corazón, buenas las piernas son.

A falta de faisán, buenos son rábanos con pan.

A falta de gallina, bueno es caldo de habas.

A falta de hechiceros lo quieren ser los gallegos.

A falta de hombres buenos, a mi padre hicieron alcalde.

A falta de manos, buenos son pies.

A falta de olla, pan y cebolla.

A falta de pan, buenas son tortas.

A falta de trigo, venga centeno.

A falta de vaca, buenos son pollos con tocino.

A falta vieja, vergüenza nueva.

A feria vayas que más valgas.

A ferias y fiestas, con pollinos y mujeres ajenas.

A fin de año, remienda tu paño.

A fines de abril, en flor la vid.

A flores nuevas, afeite perdido.

A fortuna adversa no hay casa enhiesta.

A fuego y a boda va la aldea toda.

A fuerza de constancia y fina intriga, un elefante desfloró a una hormiga.

A fuerza de duros caen los más fuertes muros.

A fuerza de martillar, el herrador deja de herrar.

A fuerza de probaturas perdió el virgo la Juana.

A fullerías, cordobesías.

A fullero viejo, flores nuevas.

A galgo mojado, liebre enjuta.

A galgo viejo echadle liebre y no conejo.

A gallego pedidor, castellano tenedor.

A ganado poco, silbo redondo.

A gata vieja, rata nueva.

A gato escaldado una vez nomás lo atrapan.

A golpe dado no hay quite.

A golpe de mar , pecho sereno.

A gordo mendigo pocos dan zatico.

A gracias de niño y canto de pájaros, no convides a tu amigo.

A gran arroyo, pasar postrero.

A gran calva, gran pedrada.

A gran pecado, gran misericordia.

A gran prisa, gran vagar.

A gran salto, gran quebrada.

A gran salto, gran quebranto.

A gran solicitud, gran ingratitud.

A gran subida, gran caída.

A grandes cautelas, otras mayores.

A grandes males, grandes remedios.

A granero robado, cerradura y candado.

A gusto de los cocineros, comen los frailes.

A gusto estragado lo dulce es amargo.

A heladas de abril, hambre ha de seguir.

A heredad vieja, heredero nuevo.

A hierro caliente, batir de repente.

A hija casada, los yernos a la puerta.

A hijo malo, pan y palo.

A hombre de dos caras, hombre de buena espalda.

A hombre de dos caras, rayo que lo parta.

A hombre desgarbado, dale de lado.

A hombre hablador e indiscreto no confíes tu secreto.

A hombre harto las cerezas le amargan.

A hombre recién levantado, ni le propongas negocios ni le pidas un prestado.

A honra demasiada, interés hay encubierto.

A hora mala no ladran canes.

A hortelano tonto, patatas gordas A invierno lluvioso, verano abundoso.

A igualdad de derechos, igualdad de deberes.

A invierno lluvioso, verano abundoso.

A 'iros de mi casa' y '¿qué queréis con mi mujer?', no hay que responder.

A la aguja buen hilo, y a la mujer buen marido.

A la ballena todo le cabe y nada la llena.

A la bestia cargada el sobornal la mata.

A la boda del herrero, cada cual con su hierro.

A la borrica arrodillada, doblarle la carga.

A la bota, darle el beso después del queso.

A la buena casada, sólo su marido le agrada.

A la buena mujer, poco freno le basta.

A la cabeza, el comer la endereza.

A la cama no irás sin saber una cosa más.

A la cama no te irás sin saber una cosa más.

A la cara más fea, la alegría la hermosea.

A la chita callando, hay quien se va aprovechando.

A la codicia no hay cosa que la hincha.

A la col, tocino, y al tocino, vino.

A la corta o a la larga cae el burro con la carga.

A la corta o a la larga el galgo a su liebre mata.

A la cuarta, ni los bueyes.

A la culpa, sigue la disculpa.

A la dama hermosa, por el pico le entra la rosa.

A la fea el caudal del padre la hermosea.

A la fuerza ahorcan.

A la fuerza, ni los bueyes.

A la galga y a la mujer, no le des la carne a ver.

A la gallina apriétale el puño y apretarte bien el culo.

A la gallina y a la mujer le sobran nidos donde poner.

A la gente no le ocurre lo que se merece, sino lo que se le parece.

A la guerra, con la guerra.

A la herradura que mucho suena, algún clavo le falta.

A la hija mala, dineros y a casarla.

A la hija mala, dineros y casalla.

A la hija muda, su madre la entiende.

A la hija traviesa, con azotes se endereza.

A la justicia y a la inquisición chitón.

A la larga el galgo a la liebre mata.

A la larga todo se sabe.

A la larga, lo más dulce amarga.

A la leche nada le eches; pero le dice la leche al aguardiente: ¡Déjate caer, valiente!.

A la lengua y a la serpiente hay que temerles.

A la lumbre y al fraile no hurgarle.

A la luz de la tea, no hay mujer fea.

A la mala costumbre, quebrarle la pierna.

A la mala hilandera, la rueca le hace dentera.

A la Mancha, manchego, que hay mucho vino, mucho pan, mucho aceite y mucho tocino.

A la mar madera, y huesos a la tierra.

A la mesa me senté, y aunque no comí, escoté.

A la miel, golosas, y al aceite, hermosas.

A la mocedad ramera; a la vejez candelera.

A la mona que te trae el plato no le mires el rabo.

A la moza ser buena, y al mozo el oficio, no les puede dar mayor Beneficio.

A la moza y a la mula, por la boca le entra la hermosura.

A la moza y al fraile, que no les de el aire.

A la muerte no hay cosa fuerte.

A la muerte no hay cosechador que la coseche.

A la muerte no hay que temerle ni buscarla, únicamente esperarla.

A la muerte pelada no hay puerta cerrada.

A la mujer bailar y al burro rebuznar, el diablo no les debió enseñar.

A la mujer barbuda o muy velluda, el diablo la sacuda.

A la mujer barbuda, de lejos se la saluda.

A la mujer bella y honesta, casarse poco le cuesta.

A la mujer brava, dalle soga larga.

A la mujer brava, la soga larga.

A la mujer casada, el marido le basta.

A la mujer casada, nunca le falta novio.

A la mujer casta, Dios le basta.

A la mujer del carnicero le medra la carne en la mano.

A la mujer dile tu amor una vez, que el diablo se lo dirá diez.

A la mujer fea, el oro la hermosea.

A la mujer hay que tenerla bien comida, bien amada y bien vestida.

A la mujer honrada su propia estima le basta.

A la mujer loca, más le agrada el pandero que la toca.

A la mujer muy casera, el marido bien la quiera.

A la mujer pedigüeña ponla donde habita la cigüeña.

A la mujer pedigüeña, la persigue la cigüeña.

A la mujer ventanera, tuércele el cuello si la quieres buena.

A la mujer y a la cabra, soga larga. Pero sin perderla de vista.

A la mujer y a la guitarra hay que templarla para usarla.

A la mujer y a la lechuga, por la cintura.

A la mujer y al ladrón, quitarles la ocasión.

A la mujer y al viento, pocas veces y con tiento.

A la necesidad no hay ley.

A la oveja mansa, cada cordero la mama.

A la par es negar y tarde dar.

A la primera agua de octubre, siembre y cubre.

A la puta y al barbero nadie los quiere viejos.

A la puta y al barbero, nadie los quiere viejos.

A la que a su marido encornuda, Señor y tú la ayuda.

A la que bien baila, con poco son le basta.

A la que fue flor, algo le queda de olor.

A la que tenga más de treinta, no la pretendas.

A la que uno no contenta, no bastan dos ni cincuenta.

A la ramera y a la lechuga, una temporada les dura.

A la ramera y al juglar, a la vejez les viene el mal.

A la res vieja, alíviale la reja.

A la ruín oveja la lana le pesa, y al ruín pastor el cayado y el zurrón.

A la sierra tocino y al serrador vino.

A la sierra, ni dueña ni cigüeña.

A la sombra de los buenos viven los malos sin freno.

A la sombra del nogal no te pongas a recostar.

A la suerte hay que ayudarla.

A la tercera va la vencida.

A la tercera, va la vencida.

A la tierra que fueres haz lo que vieres.

A la una, que bien que mal, en cada casa comido han.

A la vaca que no se cubre, se le seca la ubre.

A la vaca, hasta la cola le es abrigada.

A la vejez aladares de pez.

A la vejez se acorta el dormir y se alarga el gruñir.

A la vejez, aladares de pez.

A la vejez, cuernos de pez.

A la vejez, pájaros otra vez.

A la vejez, viruelas.

A la viña floja, en noviembre la poda.

A la viuda y al abad, el diablo les amasa el pan.

A la vulpeja dormida, no le cae nada en la boca.

A la zorra, candilazo.

A largos días, largos trabajos.

A las andadas volví, pronto me arrepentí.

A las barbas con dinero, honra hacen los caballeros.

A las casualidades también las carga el diablo.

A las cosas menudas, el alguacil acuda y a las cosas grandes, el señor alcalde.

A las diez deja la calle para quien es.

A las diez deja la casa do estés. Si en la tuya estás, te acostarás.

A las diez en la cama estés; si puede ser antes que no sea después.

A las diez, en la cama estés; mejor antes que después.

A las malas lenguas, tijeras.

A las obras me remito.

A las penas, puñaladas.

A las primeras aguas de octubre, siembra y cubre.

A las putas y a los barberos, a la vejez los espero.

A las romerías y a las bodas van las locas todas.

A las siete en agosto, ya es lubrihosco.

A las veces, donde cazar pensamos, cazados quedamos.

A las veces, está la carne en el plato por falta de gato.

A lo bueno, pronto me hago yo; a lo malo, no.

A lo hecho, pecho.

A lo largo el galgo a la liebre mata.

A lo largo, lo más dulce amarga.

A lo loco se vive mejor.

A lo más oscuro, amanece Dios.

A lo que el Rey manda y Dios ofrece, hay que hacerse.

A lo que has de negarte, niégate cuanto antes.

A lo que manda Dios, oreja de liebre.

A lo que no puedas, no te atrevas.

A lo que no puede ser, paciencia.

A lo que no te agrada, haz que no oyes nada.

A lo que no tiene remedio, litro y medio.

A lo que puedas solo no esperes a otro.

A lo que puedes solo, no esperes a otro.

A los bobos se les aparece la madre de Dios.

A los borricos, alfalfa.

A los burros palos, y a la mujer regalos.

A los cincuenta, el mal del mes ya no lo ves.

A los desdichados se les suelen helar las migas entre la boca y la mano.

A los enemigos bárreles el camino.

A los enfermos los sanos buenos consejos les damos.

A los galgos del rey no se les escapa liebre alguna.

A los hombres, querellos; pero que no lo sepan ellos.

A los locos y a los niños hay que darles la razón.

A los muertos y a los idos no hay amigos.

A los quince el que quise, a los veinte el que quiso mi gente y a los treinta el que se presenta.

A los tontos y a los porfiados, la mejor bofetada es dejarlos.

A los treinta doncellez, muy rara vez.

A los tres días de abril, el cuclillo ha de haber vuelto Si no ha llegado a los ocho, o lo cogieron o ha muerto.

A los tuyos, con razón o sin ella.

A los últimos les toca la peor parte.

A luz de la candela, toda música parece bella.

A maestro de espada, aprendiz de pistola.

A mal abad, peor sacristán.

A mal amo, mal criado.

A mal comer o bien comer, tres veces beber.

A mal Cristo, mucha sangre.

A mal dar, apretar el culo contra el sitial.

A mal dar, tabaquear.

A mal hablador, discreto oidor.

A mal mortal no hay hierba que val.

A mal rey, mala grey.

A mal sarmiento, buena podadera.

A mal tiempo buena cara.

A mal tiempo, buena cara.

A mal vivir, mal morir.

A mala cabeza, buenas son piernas.

A mala cabeza, buenos pies.

A mala cama colchón de vino.

A mala cama, colchón de vino.

A mala cuenta, no hay providencia buena.

A mala leña un buen brazado.

A mala lluvia, buen paraguas.

A mala suerte, envidia fuerte.

A mala venta, mala cuenta.

A malas piernas, buenas muletas.

A malos ratos, buenos tragos.

A manchas de corazón no basta ningún jabón.

A manos de traidores perecen los buenos servidores.

A manos frías, corazón ardiente.

A manos frías, corazón caliente.

A mantel puesto, tendrás amigos ciento; no de tu trato sino de tu plato.

A marido ausente, amigo presente.

A más años más pecados.

A más años, más daños.

A más amor, más pudor.

A más beber, menos comer.

A más doctores, más dolores.

A más manos, menos trabajo.

A más moros, más ganancia.

A más no poder, acuéstome con mi mujer.

A más oro, menos reposo.

A más prisa, mas vagar.

A más vivir, más sufrir.

A mayor riesgo, mayor cautela.

A médico, confesor y letrado, hablarle claro.

A medida del santo son las cortinas.

A mengua de carne, buenos son pollos con tocino.

A mi amigo quiero, por lo que de él espero.

A mi casa lleve un amigo, el se quedó de amo y yo despedido.

A mi los tiburones me enseñan los dientes.

A mí me llaman el tonto, el tonto de mi lugar, todos comen trabajando, yo como sin trabajar.

A mi mujer bermeja, por el pico le entra, que no por la oreja.

A mi padre llaman hogaza y yo me muero de hambre.

A mi prójimo quiero, pero a mí el primero.

A mí todos me hallan, pero yo no hallo a nadie.

A misa temprano nunca va el amo.

A mocedad ociosa, vejez trabajosa.

A mucho hablar, mucho errar.

A mucho hablar, poco acertar.

A mucho vino, poco tino.

A muerto marido, amigo venido.

A muertos y a idos no hay amigos.

A muertos y a idos, pocos amigos.

A mujer casada y casta, con el marido le basta.

A mula que otro amansa, algún resabio le queda.

A mula vieja, alíviale la reja.

A muy porfiado pedir, no hay que resistir.

A nadie debe extrañar, que en marzo empiece a tronar.

A nadie hace daño el vino, si se bebe con tino.

A nadie has de decir cuánto tienes, dónde lo tienes, ni adónde piensas ir.

A nadie le amarga un dulce, aunque tenga otro en la boca.

A nadie le amarga un dulce.

A nadie le parece poco lo que da, ni mucho lo que tiene.

A nave rota, todo tiempo es contrario.

A necesidad no hay ley.

A ningún cojo se le olvidan las muletas.

A ninguno le huele su mierda sino la ajena.

A no poder, en balde es querer.

A nuevo pecado, penitencia nueva.

A nuevos hechos, nuevos consejos.

A nuevos tiempos, nuevos usos.

A oídos de sordo palos de ciego.

A oídos sordos palos de ciego.

A olla que hierve ninguna mosca se atreve.

A olla que hierve nunca mosca se atreve.

A osados favorece la fortuna.

A otra puerta, que ésta no se abre.

operone >>>

DEUTSCH
001 002 003 004 005 006 007 008 009 010 011 012 013 014 015 016 017 018 019 020 021 022 023 024 025 026 027 028 029 030 031 032 033 034 035 036 037 038 039 040 041 042 043 044 045 046 047 048 049 050 051 052 053 054 055 056 057 058 059 060 061 062 063 064 065 066 067 068 069 070 071 072 073 074 075 076 077 078 079 080 081 082 083 084 085 086 087 088 089 090 091 092 093 094 095 096 097 098 099 100 101 102 103 104 105 106 107 108 109 110 111 112 113 114 115 116 117 118 119 120 121 122 123 124 125 126 127 128 129 130 131 132 133 134 135 136 137 138 139 140 141 142 143 144 145 146 147 148 149 150 151 152 153 154 155 156 157 158 159 160 161 162 163 164 165 166 167 168 169 170 171 172 173 174 175 176 177 178 179 180 181 182 183 184 185 186 187 188 189 190 191 192 193 194 195 196 197 198 199 200 201 202 203 204 205 206 207 208 209 210 211 212 213 214 215 216 217 218 219 220 221 222 223 224 225 226 227 228 229 230 231 232 233 234 235 236 237 238 239 240 241 242 243 244 245 246 247 248 249 250 251 252 253 254 255 256 257 258 259 260 261 262 263 264 265 266 267 268 269 270 271 272 273 274 275 276 277 278 279 280 281 282 283 284 285 286 287 288 289 290 291 292 293 294 295 296 297 298 299 300 301 302 303 304 305 306 307 308 309 310 311 312 313 314 315 316 317 318 319 320 321 322 323 324 325 326 327 328 329 330 331 332 333 334 335 336 337 338 339 340 341 342 343 344 345 346 347 348 349 350 351 352 353 354 355 356 357 358 359 360 361 362 363 364 365 366 367 368 369 370 371 372 373 374 375 376 377 378 379 380 381 382 383 384 385 386 387 388 389 390 391 392 393 394 395 396 397 398 399 400 401 402 403 404 405 406 407 408 409 410 411 412 413 414 415 416 417 418 419 420 421 422 423 424 425 426 427 428 429 430 431 432 433 434 435 436 437 438 439 440 441 442 443 444 445 446 447 448 449 450 451 452 453 454 455 456 457 458 459 460 461 462 463 464 465 466 467 468 469 470 471 472 473 474 475 476 477 478 479 480 481 482 483 484 485 486 487 488 489 490 491 492 493 494 495 496 497 498 499 500 501 502 503 504 505 506 507 508 509 510 511 512 513 514 515 516 517 518 519 520 521 522 523 524 525 526 527 528 529 530 531 532 533 534 535 536 537 538 539 540 541 542 543 544 545 546 547 548 549 550 551 552 553 554 555 556 557 558 559 560 561 562 563 564 565 566 567 568 569 570 571 572 573 574 575 576 577 578 579 580 581 582 583 584 585 586 587 588 589 590 591 592 593 594 595 596 597 598 599
ENGLISCH
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20
FRANZÖSISCH
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40 41 42 43 44 45 46 47 48 49
ITALIENISCH
1 2 3 4
LATEINISCH
1 2 3 4
PORTUGIESISCH
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20
SPANISCH
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10